La Voz de Galicia, 25/02/2015

El Foro Galego de Inmigración se manifiesta contra las deportaciones

JAVIER BECERRA A Coruña, 25 de febrero de 2015. Actualizado a las 13:53 h.

Integrantes del Foro Galego de InmigraciónAMPLIAR IMAGEN

JAVIER BECERRAIntegrantes del Foro Galego de Inmigración

Representantes del Foro Galego de Inmigración se concentraron frente a la Subdegelación del Gobierno para denunciar «los vuelos de la vergüenza». Tal y como explicó su portavoz, Rubén Sánchez, en A Coruña ya se han producido casos: «Se cogen a inmigrantes que están en situación administrativa irregular y se les envía a su país, en el mejor de los casos por la fuerza». Concretamente, se refiere a un senegalés que asegura que fue deportado el pasado verano: «Estaba en trámites de casarse en A Coruña. Para ello tenía que hacer un trámite en Extranjería. Vivieron los dos y saltó en el ordenador que era ilegal. Entonces le dijeron que iba a irse para Senegal de inmediato».

Según Sánchez, la novia de este inmigrante pidió que esperasen unos minutos para poder ponerse en contacto con su abogado. «A los 15 minutos estaba ya con el abogado y él ya no estaba -apunta-. Le dijeron que iba a Madrid. Empezamos a llamar y a las 48 horas de ser detenido aquí estaba en Dakar. Era una persona que ya se iba a regularizar, que si le hubieran dejar hacer el trámite sería un ciudadano coruñés de pleno de derecho».

Desde el Foro Galego de Inmigración se subraya que los deportados «son personas que no han cometido ningún delito, porque si no estaría en la cárcel, y que unos provienen de los CIES o que la policía los localiza y cuando tienen que llenar un vuelo a lo mejor van a domicilio a detenerla y mandarlo a Barajas». Por su parte, otro de los portavoces, Nicarnor Acosta, se plantea una pregunta: «Por la crisis han tenido que irse de España unos dos millones de personas. ¿Qué pasaría si en Alemania e Inglaterra ocurriera lo mismo?».


Félix


Peter

Denuncia da persecución policial a un matrimonio de persoas maiores arxentinas residente en Compostela dende hai 8 anos
 (comunicado do Foro Galego de Inmigración)

En relación coa PERSECUCIÓN DO COLECTIVO MIGRANTE, constatamos os mencionados vergoñentos acontecementos que suceden na chamada Fronteira Sur (Ceuta e Melilla), cun incumprimento sistemático e dramático dos máis elementais dereitos humanos. Constatamos o mantemento de redadas policiais claramente racistas, que recoñecen os propios sindicatos policiais, que supoñen a detención e criminalización de persoas que somentes cometen, en todo caso, faltas administrativas. Constatamos tamén a existencia de voos de deportación masivos de persoas de determinadas nacionalidades que se vencellan coas redadas por determinados perfís raciais.

O mantemento dos CIEs, incompatibles, pola retención sin garantías de persoas durante moitos días, cos dereitos humanos. De novo falamos case sempre de persoas que non cometeron delicto algún, salvo a falta administrativa, da irregularidade, inevitable pola propia Lei de Estranxeiría (que non ofrece mecanismos de regularización razoables). Constatamos mesmo a persecución de persoas nos seus propios domicilios ou lugares de traballo, que son requeridas, identificadas e logo detidas, simplemente pola resolución negativas dos seus expedientes administrativos.

Por outra banda, constatamos tamén o aumento da persecución policial, moitas veces das policías locais, cara ás persoas migrantes que teñen que recorrer a actividades como a venda ambulante, ás veces inevitablemente de forma irregular, para sobrevivir, convertindo así en delicto e criminalizando actividades de mera sobrevivencia, sen ofertar as administracións públicas competentes outras alternativas para a sobrevivencia destas persoas e familias.

  • Por iso solicitamos a derogación da actual Lei de Estranxeiría e do seu regulamento de aplicación; o cese da persecución cara ao colectivo migrante e das redadas racistas por cometer simples faltas administrativas; o peche definitivo dos CIEs; e o cese dos voos de deportación masivos e do incuprimento dos máis elementais dereitos humanos na Fronteira Sur do Estado Español.
  • E por outra banda, o cese da persecución cara as persoas que desenvolven actividades de venda ambulante ou similares para a súa supervivencia e a das súas familias, coa a esixencia de implementación de programas de integración socio-laborais que permitan outras alternativas máis dignas para estas persoas.